martes, 27 de diciembre de 2011

Fantasía de estos días

No sé cómo verás esta fantasía. Supongo que habrá cosas de ella que te gusten y cosas que no, pero piensa que es sólo una fantasía, y que al igual que a mi me encanta cuando me cuentas las tuyas, a mi también me gusta contártelas a ti. Y también que sé que habrá fantasías que cumplamos y otras que no, simplemente son fantasías de ahí no tienen por qué pasar, si no queremos los dos.

Supongo que esta se ha dado por el tema de últimamente del local liberal. También porque he estado buscando mucha información para que lo disfrutemos a tope, para que tú puedas encontrarte cómoda en todo momento, y sobretodo porque es algo que hacemos JUNTOS, y esto es algo que no debemos perder de vista en ningún momento. Haremos lo que queramos los dos, pero siempre juntos, esa es mi premisa.

En mi fantasía entrábamos en el local, nos tomábamos algo juntos y hablábamos de temas que nos iban calentando a los dos. Las caricias y los besos nos los dábamos sin ningún tipo de pudor, cada vez que nos apetecía. Según iban entrando más parejas nos íbamos fijando en ellas. Yo te preguntaba qué te parecían ellos, y tú que qué me parecían ellas, y cosas picantes que nos gustaría ver que hicieran, o hacer delante de ellos. Así nos íbamos caldeando poco a poco.

En un momento determinado nos animamos a ir a los vestuarios y allí nos pusimos cómodos. Entonces decidimos ir a las duchas y darnos una relajante, los dos juntos. Por supuesto no tardamos en follarnos ahí, disfrutando de un buen polvo bajo la ducha, pero sin corrernos, para poder seguir disfrutando de la noche.

Tú te habías puesto el ¿susú? (jamás aprenderé cómo se llama), y yo iba con la toalla puesta, para dirigirnos de nuevo al bar. Habían llegado algunas parejas más, y algunas de ellas nos estaban dando a las demás un espectáculo de órdago. Es el momento que yo aprovecho para besarte y meterte mano. Tú cierras los ojos y te dejas hacer, y mientras yo te meto mano, prácticamente lo enseñas todo, las tetas y el coño. Las tetas cuando decido comértelas bajando tus tirantes, y todo el mundo ve cómo te las como. Y el coño al subir la faldilla, y enseñarle a todos cómo se hace una buena comida de coño.

En venganza, justo después, empiezas ahí mismo a hacerme una mamada apoteósica, para que todos puedan ver lo dura que me la pones.

Cuando estamos cardíacos perdidos, decidimos parar, aún nos queda noche, y nos ponemos a comentar la jugada entre susurros. Una pareja se ha sentado cerca de nosotros, y empiezan a dar un espectáculo parecido. Están muy cerca, casi pegados, y yo aprovecho para meterte los dedos y masturbarte mientras disfrutas de la escena, estás empapadísima, y yo también tengo una buena erección.

Casi como sin querer nos estamos rozando, y el chico, al que su chica le está haciendo una buena mamada, me sonríe. Yo también le sonrío, y me dice: ¿puedo?

Yo le contesto que no soy tu dueño, y que es a ti a quien debería pedirte permiso. Tú me sorprendes dándoselo, y él empieza a acariciarte una teta, mientras mis dedos siguen dándote placer debajo. Me coloco entre tus piernas y empiezo a comértelo mientras veo cómo el chico te acaricia las tetas y te pellizca los pezones. Lo estás disfrutando a tope.

De repente la mano de ella se mete por debajo de mi toalla y empieza a acariciarme la polla y los huevos, como si el hecho de que él te estuviera acariciando a ti le diera permiso a ella. Disfrutamos un rato así, hasta que decidimos irnos tú y yo a una habitación, de las que no tienen puerta. 

Ellos nos siguen, se ponen en la misma cama, pero yo empiezo a follarte a saco, y disfrutamos de nosotros a mil, hasta que nos corremos los dos. La otra pareja está follando justo al lado. Ha sido muy excitante pero no pasó de ahí. Ni siquiera en mi fantasía.

Tengo que confesar que no sé si estoy preparado para que pase de algo así. Que a veces he tenido otras fantasías en las que intercambiábamos no lo voy a negar, pero de momento creo que no querría pasar de ahí. Así que tranquila, tampoco te lo voy a pedir. Pero algo como en esta fantasía sí me resultó muy excitante. 

¿Tú qué opinas?

4 comentarios:

  1. Excitante fantasía!
    Un placer leerlo!

    Abrazo húmedo desde mis olas...

    ResponderEliminar
  2. algamarina: Y un placer para mi tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, alguien que se molesta tanto en hacer sentir comoda y agusto a alguien es porque le importaa y hasta yo diria que algo mas que eso, espero que sigan conociendose y disfrutando como lo hacen, pasito a pasito, yo ya vivi algo asi y es realmente bonito

    Gracias por tu visita, nos seguiremos leyendo

    besos

    ResponderEliminar
  4. adis: Mucho más que eso, tú lo has dicho. Por ella lo que sea.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails